In En tiempos de pandemia

Joseph Hubertus Pilatu

“El único secreto del Karate-do, es practicar seriamente y con perseverancia, para alcanzar el estado Mushin (no-ego) que permite a los portales del Hara alcanzar el conocimiento”

Sigeru Egami,  Alumno aventajado de Gichin  Funakoshi.                             Fundador del estilo Sotokan de Karate

En la antigüedad, los secretos de las tradicionales ARTES MARCIALES, no consideradas deportes, transcendían en el tiempo mediante una difusión directa de maestro a discípulo aventajado. Este discípulo aventajado era aquel que cuidaba de su maestro hasta los últimos días de su muerte, siendo receptáculo y embajador de toda su sabiduría y experiencia, con la imponente responsabilidad de atesorar tal conocimiento, que solamente debería de transmitir nuevamente al mejor SEMPAI (Alumno aventajado) para no perder la pureza y esencia de lo transmitido.

PILATU. Este era en realidad, el apellido de aquel joven enclenque y enfermizo, que con el tiempo modificó para evitar chanzas y convertirse en uno de los maestros mas influyentes de la historia. Uno de los caminos de desarrollo físico y espiritual más famoso hoy día, y a la vez menos conocido en su profundidad. PILATES.

Nació en Mönchengladbach, localidad cercana a Dusseldorf, Alemania, en 1880. Su difícil infancia, aquejado de una pobre salud, con problemas articulares, asma y un raquitismo pernicioso como consecuencia, vino a chocar con su aguerrido y fuerte carácter germano. El cual le condujo a explorar numerosas disciplinas como el yoga y las artes marciales, las cuales lo llevaron a salir del pozo en el cual comenzó su existencia.

Estudió las filosofías y teorías del movimiento, orientales y occidentales, dejándole una importante huella las primeras. Todo ello, aderezado con la tradición griega y romana, fueron los ingredientes que le permitieron generar, con el condimento de su arte a lo largo de toda su vida, el excelente plato de su método.

Gracias a su empeño y disciplina, desarrolló múltiples habilidades que le permitieron ganarse la vida en el mundo del circo y en 1912 viajó a Inglaterra con una compañía circense, en la cual actuaba en un espectáculo de estatuas griegas. Al caer el telón de la primera gran guerra del siglo XX, Joseph, debido a su nacionalidad fue internado junto a mas alemanes en un campo de concentración en la famosa isla de Man donde terminó de desarrollar su método.

Gran defensor del control del ejercicio y de la personalización, debido a la gran demanda de entrenamiento por parte de sus compañeros, se vio obligado a utilizar los recursos aledaños para llegar a mas personas con sus técnicas. Le encantaba la personalización y el ejercicio sin implementos. Obró maravillas entre todos los que allí compartían confinamiento con él, hasta el punto, que la gran pandemia de gripe que en esa época asoló Europa pasó desapercibida entre él y todos sus “alumnos”


Al acabar la guerra pasó una temporada entrenando a la policía británica. Mas tarde regresó a su país. Cuentan que fue invitado a entrenar al ejercito alemán por el mismísimo führer. Su negativa y origen judío le llevó a emigrar a EEUU. Este viaje marcó de forma significativa la evolución de su método. En el trayecto conoce a Clara, que terminó siendo su esposa.

Clara, la profesora que suavizó el método, respetuosa y delicada, llena de conocimiento. Mas cercana y pedagógica, según cuentan, que el mismo maestro. En 1926 inauguran su primer estudio en Nueva York, donde contaban con una selecta clientela, entre los cuales se encontraban celebridades, artistas circenses, gimnastas y atletas. Sin embargo los que verdaderamente dieron valor a su trabajo fueron los integrantes del mundo de la danza. Personajes como el bailarín ruso George Balanchain o Martha Graham, se empaparon con su método, hasta el punto de desarrollar genuinas figuras y coreografías únicas por el espectacular control del cuerpo que habían conseguido.


Amante del aire libre, del biodinamismo integrativo y de todo aquello que conectaba a la persona con su esencia. Afirman los que lo conocieron personalmente, que en su estudio era fantástico, pero que transcendía en el medio natural, su conexión le permitía transmitir y ejecutar como en ningún lugar.

Joseph deseaba llevar su método a escuelas y universidades, que sus bondades arraigasen en el mayor número de personas, pensaba que la consciencia corporal debía de trabajarse desde muy temprana edad y tener un control máximo del cuerpo y la mente. Como ya habréis deducido algunos, una sociedad que piensa consciente mente y controla sus emociones… no interesa. De ahí el valor adulterado sobre el concepto que hoy día envuelve este método y cualquiera que busque algo similar. Cuerpo – mente que todos practican, pero que nadie pone en práctica.

Existe una gran manipulación mediática sobre quien fue este personaje, como vivió y lo que creó. Ya que en vida sufrió la degeneración comercial de su trabajo al ser empujado a crear una serie de aparatos que el consideraba circunstanciales.

Una serie de oscuras situaciones, entre las que están el incendio de su estudio, abren una etapa decadente en su vida hasta su muerte en 1967. Su mujer, la persona que “suavizó” su método, continuó con el negocio un tiempo… Su legado fue atesorado por varios de sus alumnos y alumnas. Desgraciadamente difundido, por la mayoría de ellos y ellas.

Por suerte para un servidor, el MAESTRO, tuvo un ALUMNO AVENTAJADO fiel.

Recent Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies