In Aventuras

Descenso de Barrancos en compañía familiar

Dicen que la felicidad nunca está completa si no la puedes compartir. Y precisamente de eso trata esta sección, que ve La Luz en el entorno natural de las montañas almerienses, concretamente en la población de Paterna Del Río.
Felicidad se queda corto si analizamos la unión de contenidos que se dan lugar en estas actividades que a partir de ahora y con cierta regularidad vamos a compartir. Pasión, amistad, vínculos familiares en definitiva y naturaleza: barrancos para ser más concretos.

Las reacciones son evidentes. No quiero caer en la rutina de ofrecer otra sección más de un determinado Blog en el cual alguien habla de un determinado barranco y sus
características. En este caso quiero ir más allá, quiero hablar de emociones, sensaciones, lugares y experiencias. Todo ello documentado con un vídeo y alguna que otra fotografía.


Vamos allá!!!!
Paterna Del Río (Almería):
En ocasiones pasamos por alto valores de la amistad, igual que situaciones, experiencias, lugares… Vivimos demasiado deprisa y con la sensación de que el tiempo se escapa como arena fina entre los dedos de las manos.
Un amigo es aquel que siempre está, pase lo que pase, nunca te niega ni te abandona, aunque el tiempo sume distancia. Por eso hay momentos que son inolvidables por el conjunto de factores que los configuran y por ello merecen toda nuestra atención en el ahora. El hecho de estar presente condiciona la calidad con la cual disfrutamos de ello y la huella que nos ha de dejar.
En este caso, Blas y Antonio con las jóvenes promesas, Luis y Alonso. Nuestra experiencia comienza un día a finales de junio, una buena madrugada y un viaje de algo mas de dos horas, las cuales pasaron muy rápido.
Nos recibe Paterna del Rio, situado en la vertiente sur de Sierra Nevada, Alpujarra almeriense y muy cerquita del puerto de la Ragua. Con una población de unos 400 habitantes, y una altitud de cerca de 1200 metros sobre el nivel del mar. Una población tranquila, de acogedores habitantes y lugares para disfrutar de la gastronomía típica de la zona.
Un poco antes de la entrada al pueblo encontramos la entrada al barranco de Paterna, el cual recoge aguas de carácter medicinal por sus propiedades
ferruginosas. El día acontecía perfecto, soleado y el caudal adecuado para disfrutar del descenso sin riesgos.
Después de unos cuantos rápeles, saltos y destrepes, contando con multitud de risas y momentos únicos, a través de un entorno natural de bosque de ribera caracterizado por encinas y castaños, un sotobosque no muy espeso que nos permitía progresar con cierta fluidez, llegamos a un puente, el cual nos desvía a la izquierda del caudal del río y nos permite salir de él cruzando por un sendero que, a través de algún que otro huerto, nos lleva al centro del pueblo, muy cerca de donde dejamos un vehículo.
Después, es condición indispensable reponer fuerzas con gastronomía autóctona. Acción doblemente gratificante, ya que mientras disfrutamos de tal regalo culinario, las risas vuelven a las andadas recordando todo lo vivido.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo y ayúdanos a que llegue al máximo número de personas! 💪

Recent Posts
Showing 2 comments
  • Luis
    Responder

    Felicidades Salva por esta iniciativa que has tenido. Te ánimo a seguir y a enseñarnos muchas de las experiencias vividas. ?

  • Salvador Serrano
    Responder

    Muchas gracias por tu comentario, así será, desde aquí continuaremos poniendo nuestro grano de arena para que crezca este deporte y sus participantes, por supuesto de la manera mas segura y respetuosa con los demás y el medio ambiente.

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies